blog-post-img-1870

Isabel Pastoriza: «La Universidad no apuesta por la excelencia; somos un asalariado más»

Entrevista publicada en el Faro de Vigo a Isabel Pastoriza, investigadora con el mayor índice h de impacto científico de la Universidad.

Solo la incoherencia de las extemporáneas normas universitarias y la rigidez de las leyes ministeriales pueden justificar que una de las investigadoras con mayor impacto en la comunidad internacional sea todavia una contratada doctora y con muy pocas posibilidades de acceder a una plaza de titular. lsabel Pastoriza ostenta el mayor ¡ndice h de toda la plantilla – 44 -, un baremo que mide la repercusión de los trabajos científicos. El puesto lo ocupaba hasta 2012 su antiguo jefe y ahora director del centro BiomaGUNE de San Sebastián, Luis Liz Marzán.

La buenense, que contribuye a que Vigo escale en los rankings junto a otros jóvenes investigadores como su compañero de grupo Jorge Pérez – h 39 – o el genetista David Posada – h 37 – lamenta la falta de reconocimiento y apoyo.

¿En qué trabaja actualmente el grupo de Química Coloidal?

Nuestro punto central siempre es el diseño y fabricación de nanopartículas metálicas con propiedades específicas para ser utilizadas en la detección biomoléculas y contaminantes o incluso como catalizadoras en la generación de energía. Contamos con financiación de la Xunta como miembros de la red Bioauga (biorremediación de aguas dulces contaminadas) y de otra red de materiales. También tenemos un proyecto nacional y participamos en el que lidera Liz Marzán financiado por el ERC y enfocado al estudio de la comunicación entre bacterias.

¿Qué retos tiene la nanotecnología por delante?

Uno de los retos de la UE es la energía y ahí la nanotecnología puede contribuir a la creación de materiales más ligeros o catalizadores para una generación más eficiente. Y también está la apuesta por la nanobiomedicina. Hacemos ciencia básica pero utilizamos materiales que podrían ser aplicados para imagen, detección y tratamiento de enfermedades. Algunos de ellos aún están en fase de investigación pero tienen mucho potencial para aplicarlos en cáncer. Uno de los fallos tanto del Gobierno español como de la Xunta es que están dejando de lado la ciencia básica. Se olvidan de las universidades e invierten en centros tecnológicos e industria, que no está mal, pero no puede haber una descompensación.

El párrafo del I+D se incluye en los programas electorales porque tiene que estar y ya

¿Cómo les han afectado los recortes?

Por ahora, somos afortunados y seguimos teniendo financiación y colaboraciones con grupos extranjeros, pero donde más lo notamos es en la falta de becas para estudiantes pre y postdoctorales.

Tres “postdocs” de su grupo recibieron en 2014 el premio extraordinario de doctorado en Reino Unido, Francia y Brasil.

Todo estudiante que acaba su tesis debe irse fuera para madurar científicamente. Y no lo considero fuga de cerebros. El problema grave es el de los investigadores senior que acaban su contrato Parga Pondal o Ramón y Cajal, que han creado su propio grupo y una infraestructura y que tienen que marcharse porque en España no tienen posibilidades. Eso sí que es triste y me da la sensación de que el Gobierno no se da cuenta de lo que esto supone para el país.

Pero los jóvenes que se van ahora tienen la convicción de que será muy difícil volver. Usted hizo estancias en varios países antes de poder regresar a Vigo, ¿lo veía más accesible que las nuevas generaciones?

No. no. Para optar a algo en España tenías que irte. Vivías el presente y después pude conseguir una Parga Pondal. Es verdad que depende del momento que te toque vivir y que ahora lo tienen más difícil pero es que ésa es la carrera científica. Y el amor por lo que haces te compensa.

La economía empieza a recuperarse, ¿está el país a tiempo de recuperar el sistema de I+D?

Siempre es recuperable.Si quieren se puede hacer. Simplemente hay que aumentar la inversión, pero están haciendo todo lo contrario. No soy optimista porque la Xunta lleva años sin sacar la convocatoria de proyectos y en la del Ministerio de Economía la competencia es altísima. La solución es solicitar todo lo que puedes, pero el porcentaje de éxito en la UE también es muy bajo.

¿Cómo les ha afectado la marcha de Liz?

Estamos en una etapa de transición. Con él éramos 30 y ahora somos menos de la mitad. Como grupo publicamos menos, pero mantenemos varias líneas de colaboración con Liz, además del proyecto del ERC, y tenemos algún postdoc en común. Intentamos abrir nuestro propio camino.

La Universidad celebra su 25 aniversario con buena posición en los rankings de investigación gracias a los trabajos que firmó Liz y que ahora continúa su grupo y de otros expertos que consiguen proyectos europeos como David Posada.

La Universidad lo ha hecho muy bien, ha crecido mucho en nuevas titulaciones y tiene una buena infraestructura. Se han creado grupos con gran potencia, pero esta institución no apuesta por la excelencia científica. En nuestro departamento, además de Liz, se han marchado tres investigadores senior a Tarragona y Lisboa y no se hizo ningún esfuerzo por mantenerlos.

¿Pesa más lo personal que lo profesional entre los que se quedan?

Sí. Yo, por ejemplo, soy contratada doctora y tengo muy pocas opciones de promocionar tal y como está la política universitaria y la actual legislación. Justo cuando solicité ser titular se aprobó la tasa de reposición y en mi departamento no hay opciones.

Una gran paradoja para la investigadora con el mayor índice h

Para la Universidad somos un asalariado más y punto. Y todos lo que se quieran irse van. Menos mal que con David Posada han hecho algo para que se quede. Tampoco se reconoce la excelencia docente. Yo me podría dedicar solo a dar mis clases y viviría mucho mejor. No lo pienso porque estoy muy contenta con lo que hago. Soy feliz así, pero podría estar mejor si tuviese más apoyo a mi alrededor. Muchas veces con pequeños detalles la gente quedaría más contenta.

¿Ha recibido ofertas para irse?

Tengo aquí mi familia y en principio no he pensado salir fuera. Tuve esa posibilidad cuando Liz se fue, pero me quedé para conseguir la plaza de titular que al final se truncó. Pero si la situación empeora y te quedas sin financiación, la opción es irse.

El rector dice que estos fichajes son inevitables y hace un símil entre los presupuestos de los grandes clubes de fútbol y los modestos.

No sé si es inevitable pero creo que no han hecho ningún esfuerzo.

Estamos en año de elecciones y el I+D no aparece en los grandes discursos, ni siquiera en los de Podemos, cuya cúpula está integrada por profesores universitarios.

Deberían estar más al tanto, pero no lo sé. En España no tenemos cultura científica y la investigación y el desarrollo constituyen un párrafo que se incluye en los programas electorales porque tiene que estar y ya. Miramos hacia Alemania por lo bien que lo están haciendo pero no tenemos en cuenta sus inversiones en I+D. Sólo hay que ver qué hacen los países más avanzados. No entiendo por qué no lo hacemos. Gracias a las inversiones de la última década se crearon multitud de centros tecnológicos y de empresas de nanotecnología, pero ahora se están perdiendo y cerrando aquí no pasa nada.

La cuestión no es si los estudiantes ahorran, sino si van a salir bien preparados en 3 años

En 2011, recibió el premio L´OréaI – Unesco a las científicas más prometedoras. ¿Cómo ve a la mujer en la investigación?

Nunca me he sentido ni beneficiada ni perjudicada por ser mujer. Ni aquí ni fuera. Hay un estudio de autoras del CSlC que denuncia desigualdad en las pruebas de acceso, pero yo nunca lo he visto. La principal barrera llega cuando formas una familia porque las medidas de conciliación son insuficientes. En el campus llevamos muchos años esperando una guardería que sería un apoyo muy grande para las madres y los padres. Yo tengo una hija y, en su momento, la hubiese utilizado.

Lego ha fabricado una serie de tres científicas. Una de ellas química, después de que una niña se quejase de que casi todas las figuras eran masculinas. ¿Influyen estos gestos en las vocaciones?

Creo y espero que esos roles masculinos hoy’ se están perdiendo. Yo tenía claro que quería estudiar Ingeniería o Química.

¿Corren peligro las carreras tradicionales de resultar menas atractivas para el alumnado?

En Química hubo un bajón pero la matricula ha remontado. No creo que haya problemas con las carreras de ciencias básicas frente a títulos más multidisciplinares. Son fundamentales y después puedes hacer un máster más especializado.

 Creo y espero que esos roles masculinos hoy se están perdiendo. Yo tenía claro que quería estudiar Ingeniería o Química.

¿Qué opina de los grados de 3 años?

Las dos fórmulas pueden ser buenas pero hay que hacerlo bien. Todavía no se conocen las evaluaciones del nuevo grado y no han consultado al Consejo de Universidades. La cuestión no es si lo estudiantes ahorran dinero. Sino de si van a salir bien preparados en 3 años. Y las tasas de máster son más elevadas. ¿Va a haber ayudas? Bolonia tiene cosas buenas y malas, por ejemplo que no permita trabajar, pero habrá que esperar y solucionarlas.

Las universidades están en el punto de mira del gobierno por el descontrol económico.

La gran mayoría hace las cosas bien. Cuando vamos a un congreso tenemos que presentar un certificado de asistencia. La fotocopia de la presentación y las tarjetas de embarque. Te da rabia porque en la mayor parte de los países no te lo exigen. El control siempre está bien pero todo tiene un límite. Parecemos ladrones o que buscamos la trampa.

 

RGBiomateriais 33 posts

No other information about this user.

No hay comentarios